Vivienda: ¿Negocio o necesidad?

Artículo enviado por el colaborador: Pau Vilanova Laguna

A día de hoy, los temas relacionados con la vivienda han pasado a portadas y cabeceras de periódicos y telediarios desgraciadamente por su lado más cruel y salvaje, los desahucios y sus consecuencias. Hoy en este artículo no quiero entrar en profundidad en el aspecto económico tan discutido y analizado de la burbuja inmobiliaria y el sector de la construcción. Haremos un análisis social de lo ocurrido los últimos años y las políticas llevadas a cabo para resolver las demandas y necesidades de los ciudadanos en materia de vivienda.

Desde hace años, y en la última década en particular, en España si no tenías una vivienda en propiedad o en vías de tenerla eras poco menos que un bicho raro. A los ciudadanos que vivían de alquiler se les otorgaba la etiqueta de derrochadores, inversores poco lúcidos o hasta cortos de miras. Pongámonos serios por un momento. ¿Podemos aceptar como normal que una sociedad por principio promueva que sus jóvenes (tomando como intervalo 20-30 años) tengan o aspiren a tener casa en propiedad, coche y porqué no una semana de vacaciones en la Riviera Maya sea cual sean sus estudios e ingresos? En cualquier sociedad avanzada y madura nos tomarían por locos. De hecho nos toman por ello.

Un joven, tenga estudios primarios, secundarios o universitarios, aunque entre en el mercado laboral a los 18 años no podemos esperar que se afiance en él a los 25 de tal manera que pueda permitirse el lujo de hipotecar su vida durante los próximos 20 o 30 años para adquirir una vivienda en propiedad. Necesitan años de aprendizaje para afianzarse en cualquier sector y lograr una perspectiva de trabajo e ingresos futuros estables, con margen para el ahorro. Sólo una vez conseguido esto podríamos empezar a hablar.

La única vía que existe para que los jóvenes podamos independizarnos durante esta etapa de nuestras vidas es abastecer esta demanda con alquiler al alcance de nuestras posibilidades.

¿Qué políticas han realizado las administraciones públicas los últimos 20 años para dar respuesta a este contexto? Viendo unos cuantos datos reveladores no hace falta entrar a detallarlas. Con estos tres indicadores era fácil prevenir el desenlace del sector de la construcción en España.

  • Periodo 1997-2007. Precio vivienda aumenta un 187%
  • Aportación sector construcción al PIB 1995-2005: 9% (valor normal 5%)
  • Construcción vivienda nueva: 12 por 1.000 habitantes (entre 5 y 6 aceptable)

Se construye vivienda nueva en España como en Francia, Alemania e Italia juntas. Y eso que ya se disponía del mayor parque de vivienda de Europa. Con este panorama, todas, repito TODAS las políticas de vivienda de los sucesivos gobiernos, sin distinción de colores, han sido canalizar la demanda hacia la compra de vivienda mediante desgravaciones y exenciones fiscales.

En la zona euro, de media el 36% del parque residencial se ofrece en alquiler. En España no llega al 13%. Por poner como ejemplo algunos países como Alemania (57%), Holanda (46%) o Francia (44%), vemos que están a unos niveles años luz del nuestro.

Fuente: Observatorio Vasco de la vivienda
Fuente: Observatorio Vasco de la vivienda

Fuente: Observatorio Vasco de la vivienda
Fuente: Observatorio Vasco de la vivienda

Son países con una histórica tradición por ofrecer sobretodo a los jóvenes ayudas para su emancipación a través de alquiler público y vivienda social.

Es el momento para cambiar el rumbo. Ya que en los últimos años nos instauran el discurso del buen hacer de los países del norte en políticas económicas para salir de la crisis, tenemos el deber de exigir a nuestros gobernantes que se fijen más en el buen hacer de sus políticas sociales, entre ellas las relacionadas con la vivienda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *