Violencia institucional

Para empezar a abordar un tema de tal complejidad y extensión como el tema propuesto, iniciaremos la búsqueda por el significado real de ambas palabras. Comprendemos como violencia, toda aquella acción violenta o que atenta contra el modo natural de proceder. E institucional como lo procedente de instituciones, estas son, según una definición del diario ABC “aquellos organismos que preeminentemente desempeñan una función de interés público, especialmente educativa, cultural o benéfica”[1]. La primera pregunta es tan explícita que incomoda plantearla, pero la búsqueda lo requiere: las instituciones, siendo los centros neurálgicos de ámbitos tan importantes como la cultura, la educación o ayudas públicas, ¿cómo pueden poseer violencia alguna? ¿De hecho la poseen?

Hecha ya la introducción, deberíamos localizar esta violencia institucional en ámbitos de carácter más cercano y físico, y hay ciertos puntos dónde la información sobre esta violencia es amplia. Los cuatro ámbitos en los que he decidido centrarme son los siguientes: primero de todo, las tradiciones instauradas agresivas, después las políticas violentas ejercidas desde la cúspide del poder, luego cuerpos de seguridad con dudosa reputación, y para finalizar la liminalidad o marginalidad a nivel local.

Nos referimos por tradiciones instauradas agresivas, a ciertas actividades que se repiten necesariamente por una cultura, y aunque tengan cierto nivel de agresividad son permitidas por las instituciones limitadoras, es decir, no apartan del marco referencial civilizado esta agresividad. Estas actividades suelen tener ciertos puntos en común: el primero de todos, el objeto de gozo es un animal al que se le augura un futuro desastroso, es decir, que ese animal acabará muerto o dañado. Y el segundo punto, es un público entregado a una situación que de forma natural detestaría. Algunas de estas conductas se podrían considerar un arte, pero esto no significa que no sigan ambos puntos propuestos previamente,  y ya declaradas como violencia o maltrato animal. El problema reside en la permisividad ofrecida por ciertos puntos más influyentes de la cultura española al tardar tanto tiempo en por ejemplo prohibir el tradicional lanzamiento de cabras desde el punto más alto del campanario. Luego, podríamos, acogiéndonos a este ejemplo, responder a la pregunta inicial: a nivel cultural las instituciones tienen un gran peso y la permisión de ciertas actividades hacen de una sociedad, una sociedad primitiva que necesita de la sangre de un animal para poder festejar que tendrán una futura buena cosecha. Todos sabemos que el comportamiento individual es cambiante, pero también que la lógica social marca unos límites culturalmente aceptables, y los organismos encargados en aceptar o denegar estos límites culturales son instituciones como lo puede ser el ministerio de cultura. Por lo tanto, volviendo a la primera pregunta, podríamos decir que sí, hay tradiciones violentas permitidas, que hacen directamente cómplices a las instituciones que lo permiten.

Las políticas agresivas han sido objeto de debate hasta en el último rincón de España, y siguen causando estragos en miles de familias. Cuando se habla de políticas, se intuyen dos cosas claramente. La primera, que estas se ejercen desde el poder y que por lo tanto tienen repercusión, y la segunda es que son las medidas que se toman en contra de alguna situación adversa. Por lo tanto, si estas son agresivas, es decir acciones que atentan con la forma natural de proceder, las repercusiones son catastróficas. También si son agresivas atentan contra el patrón cultural ideal del país en cuestión, para llevar a cabo un patrón cultural real que obviamente nadie jamás había nombrado hasta que sucede. Políticas agresivas son, entonces, políticas de desahucios, en los que la política defiende la recuperación de la inversión del banco antes que la vivienda y bienestar de una familia. Políticas agresivas también son leyes aplicadas actualmente que van en contra del derecho de expresión, derecho fundamental de una democracia. También de la presunción de inocencia, que es el derecho básico para la celebración de un juicio, en el que actualmente, la palabra del policía será la palabra válida en la “ley Mordaza”[2]. Por lo tanto, queriendo responder a la pregunta inicial, siendo la política la gestión de conflictos grupales con el fin de ayudar al ser humano, y sabiendo que las últimas dos políticas atentaban más al ser humano que a entidades como son los bancos, ¿atenta contra el modo natural de proceder? Sí

España consta de muchos cuerpos de seguridad, los cuales hacen unas oposiciones y un posterior juramento sobre la constitución, que por el número de denuncias que ha recibido, por ejemplo,  el cuerpo de Mozos de Escuadra, no parece que todos lo hayan cumplido. Tras menos de cinco minutos buscando algunas negligencias por parte de los Mozos, no escaseaban la cantidad de fechas que salían de acusaciones, estas son algunas:

  • Fallecimiento Andrés Benítez, paliza de los Mozos de Escuadra, 6 de Octubre 2015
  • Paliza en el interior de la comisaria por cuatro Mozos, 2010
  • Confusión entre atracador y ciudadano, la detención es escandalosamente agresiva desde apuntar y aplastar la cabeza contra el bordillo. Esto sucedió en 2006. Policías indultados en 2012.
  • El caso, posteriormente documentado, llamado “Ciutat morta”[3] que cuestiona un sistema policial entero, y la supuesta protección al ciudadano.

Cuando el cuerpo de seguridad transmite inseguridad ciudadana, atenta contra el modo natural de proceder, ya que no cumple su función oficial.

La Marginalidad local ha sido sufrida por todas las civilizaciones desde antes de Cristo, pero aun en la historia ha perpetuado la causa de esta liminalidad. A niveles estructurales, se considera que la clasificación ciudadana tiene que ir de acorde con la situación o contexto económico. Por ejemplo, Londres y su clasificación por zonas de más a menos central, y de más a menos caras. Por lo tanto si una zona se revaloriza por ciertos incentivos de las instituciones, que suelen ser las de alto rango económico, ¿porque no se incentiva del mismo modo estos barrios con más dificultades? Se considera que un barrio marginal, para poner el ejemplo, tiene ciertas dificultades para integrarse en un sistema social, por lo tanto, si hablamos de integración sabemos que había un estado anterior, que fue perdido, y que hace total referencia a la teoría del ritual de paso de Arnold Van Gennep. Esto lo que prueba es que, sea donde sea que haya marginalidad, es extrapolable la teoría de A. Van Gennep. Dicha teoría se centra en las etapas de cualquier proceso, que consta de tres: segregación o pérdida del estatus anterior, seguida por la marginalidad, que es el descontrol debido a la falta de identidad, y finalmente la agregación que es la recuperación de un estatus. Sabiendo esto podríamos decir que dichos barrios, localidades o zonas que sufren marginalidad es porque algún día estaban llenas de individuos de partes ajenas a la actual, y una mala adaptación hizo que se estancaran como colectivo, y crearan una subcultura, que lo que propicia es que cada vez, los individuos se arraiguen a esa subcultura donde la efervescencia cultural es real, y que les cueste más volver a la adaptación. Pero en cambio lo que necesitan son medidas de adaptación propuestas por las instituciones para que el colectivo se agregue a la “supracutura”. La desigualdad española, ha incrementado en términos macroeconómicos con el coeficiente Gini[4] desde 0,313 en 2006, hasta ahora que es de 0,350. Por lo tanto esto indica que la desigualdad ha aumentado, dato que solo prueba la acentuación de la divergencia, y que las políticas de adaptación del gobierno para la agregación de las zonas marginales han sido un fracaso.

Dichas instituciones, cada vez están menos al servicio de las personas y las personas tienden a estar más al servicio de estas instituciones, cuando hemos de recordar que todo lo que se ha hecho, es para hacer de la humanidad algo armonioso, no para subyugar una parte de esta. Dejémonos de ilusiones ópticas y paraguas, porque cada vez el truco está más visto y se sabe que es muy barato. Pensemos y hagamos.

Carlos Bordas Calvet, estudiante de Primer Curso de Sociología y colaborador del blog Pompeunomics.

[1] http://www.definicionabc.com/general/instituciones.php

[2] http://www.bbc.com/mundo/noticias/2015/07/150701_espana_que_implica_la_ley_mordaza_ig

[3] https://www.youtube.com/watch?v=Wjwx9DBkYPs

[4] http://www.pensandoelterritorio.com/el-indice-de-gini-y-la-desigualdad-en-espana/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *