¿Tardamos en crear empresas?

Una noche entre amigos singulares y fisgones, bares nocturnos  y cervezas refrigerantes capaces de darte más cuerda en un palique entre camaradas son los complementos indispensables para dar rienda suelta a la crítica destructiva contra España.

Cuando un grupo de personas charla sobre un tema que a todos preocupa por igual, da garantía suficiente del conocimiento medio de cada uno sobre el asunto en cuestión. Si además todas y cada una de las opiniones converge en un punto crítico determinado aún da más convicción y objetividad al juicio de opinión.

Esta lluvia de reprobaciones estaba fijada sobre la creación de empresas en nuestro país.

No es nada nuevo ni subjetivo el conocimiento, a 1 de Enero del pasado año, que el 99,8% de las empresas constituidas dentro del marco español eran y siguen siendo PYMES. Este dato nos hace comprender la importancia absoluta de la creación de pequeñas empresas, del empresario, de la figura del emprendedor y del privilegio de tener ingenio. Así pues, toda esta familia léxica está llena de connotaciones que remiten al esfuerzo, al tesón, a la superación de dificultades, pero también a la explotación de algo que genera beneficios.

Sin embargo, este aparente brío de los ciudadanos de a pie por emprender es en vano debido a los incesantes escollos burocráticos  en forma de trámites, el elevadísimo costo ya sea individual o en sociedad para la creación de un negocio y la prolongación del periodo del nacimiento de una firma.

Cuadro 1. UE

Cuadro 2. España

( Unidad de medida: días y euros )

Estos dos cuadros han sido recogidos para la elaboración de un estudio por  la Benchmarking the Administration of Business Start-ups  y nos indican la rigidez legal de numerosos trámites de obligado cumplimiento tal vez dispensables, el costo que supone y el tiempo invertido en la creación de empresas que da lugar a una brecha, bajo mi punto de vista, abismal entre la media de la UE y España teniendo en cuenta que todos formamos parte de un mismo club.

De este modo vamos acreditando la posición de España en el ámbito de creación de empresas como el colista de los países europeos y en situación de descenso dentro del cerco mundial pues según el informe doing bussiness del Banco Mundial, España ocupaba en 2005 la posición 94 en el ranking del mundo y ha pasado en el 2006 a ocupar la 108 y en 2007 la 118, perdiendo diez puestos en el transcurso del año.

Vivimos en un mundo y concretamente en una fracción de territorio cuyo motor de desarrollo es la producción concomitante a la actividad empresarial donde la fuente de trabajo de cualquier sociedad son las personas que tienen un salario gracias al beneficio que se obtiene de la venta de productos. Toda esta rueda gira perfectamente sincronizada pues disponemos de dos levas indefectibles, el capital humano y las empresas.

No estamos equivocados cuando asociamos riqueza al número de empresas que funcionan correctamente en un país ya que éstas directamente influyen al volumen de PIB nacional. Con todo ello, a lo que me refiero es que también hay que prestar atención a las compañías, potenciando su creación y esto pasa por suprimir todo tipo de trabas, pues a nadie le gustaría que llegara un día donde se dejara de crear firmas, verdad?

Albert Palomar Crusells

——————————————————————————————-

Este articulo ha sido redactado por uno de nuestros lectores Albert Palomar Crusells y será archivado en la categoría “Colaboradores”. Si teneis pensado escribir sobre algo que tenga que ver con economía, política, empresa, marketing o alguno de los múltiples temas que tocamos en Pompeunomics no lo dudeis, haced como Albert y enivadnos vuestros escritos a nuestra dirección de mail. Serán leídos por el equipo redactor, revisados y posteriormente publicados. No os corteis, ¡todos somos Pompeunomics!. Todos tenemos nuestra opinión así que des de Pompeunomics os animamos a compartirla!.

Dirección de E-mail:

pompeunomics@gmail.com

La podéis encontrar en la parte derecha de nuestra web debajo del contador de visitas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *