¿Se acabó la fiesta… o no?

Me cambio el móvil cada 18 meses, si. Y además a 0 euros. Y no sólo eso, sino que me levanto unos descuentos considerables en mi tarifa (que pocas veces llega a más de 10€ y siempre me he negado -de momento- a pagar tarifa de datos). Es decir, la compañía en la que llevo desde hace más de 5 años (es mucho cuando hay competencia perfecta en un sector) me trataba a cuerpo de rey e incluso me hacía pensar que le importaba. Eso es, tengo (todavía) Vodafone a mis pies ya que al ser 4 en casa más la linea de internet, a uno le hacen sentir todo un marqués.

Pues bien, como todo en esta crisis, las operadores quieren reducir sus gastos y por lo que se ve uno de los más significantes son los incurridos en las subvenciones que ofrecen a los terminales móviles cuando un usuario realiza una portabilidad. En su lugar proponen que paguemos el teléfono a plazos en nuestra factura mensual e incurriendo la compañía (muy cortésmente) en los intereses originados con la entidad financiera.

La primera en anunciar que tira la toalla ha sido Movistar, y la semana pasada se sumó Vodafone. Ahora vamos a hacer un pequeño ejercicio entre todos.

Somos los directivos de Orange y somos la tercera operadora de móviles del país con una cuota poco importante ya que Movistar y Vodafone se reparten el 70% del mercado español. ¿Seguimos a los dos gigantes o tomamos otro camino?

SEGUIMOS SUBVENCIONANDO TELÉFONOS

Nuestra firma desea ganar cuota de mercado ya que nuestro objetivo es llegar a ser el líder del sector. Si pensamos en el mercado español, vemos que su población cada vez se está empobreciendo más y en estos momentos de crisis no aceptarán otro gasto superfluo y seguiríamos a la cola. En cambio, si mantenemos estas condiciones tan favorables (o las racionalizamos un poco) nos quedaremos con una inmensa cantidad de clientes. Tenemos un gran incentivo a diferenciarnos para incrementar el número de clientes. Seguramente el cliente será con menor poder adquisitivo pero el incremento de nuevos clientes puede ser muy importante. Ofrecemos tarifas convencionales y móviles a precios asumibles, nos quedamos el mercado nosotros.

NO SEGUIMOS SUBVENCIONANDO TELÉFONOS

Si lo pensamos bien, estamos en un oligopolio, es decir, 2 o 3 empresas dominan todo el mercado. Si estuviésemos en un monopolio sólo estaríamos nosotros -una sola empresa- (o Vodafone o Movistar) y podríamos poner los precios que deseáramos ya que los clientes no podrían elegir. Si seguimos la estrategia de los dos líderes y quitamos las subvenciones, estamos organizando un cártel (cosa ilegal) y nuestros clientes tendrán que pasar por el aro. Movistar, Vodafone y Orange somos los 3 operadores más importantes y por lo tanto los clientes harán lo que nosotros impongamos ya que no tienen alternativa. Nos quedaremos con menos clientes o los mismos pero podremos llevar a cabo una estructura más eficiente y así incurrir en “gastos innecesarios”.

Pero por suerte, los que no aceptamos un mercado sin competencia perfecta tenemos más alternativas. Serán diferentes y nos tendremos que acostumbrar pero haberlas haylas.

Eso es, el “low-cost” como todo en esta crisis, se está imponiendo y vemos como pepephone, simyo o yoigo están ofreciendo unas mejores tarifas y sin permanencia en la mayoría de casos. Si antes no las he probado ha sido por culpa de los suculentos móviles que cada 18 meses religiosamente me acababa sacando con portabilidades y amagos varios, es decir, negociar y velar por los intereses de uno.

Ahora la cosa cambia, si “las 3 Marías” se creen en posesión del oligopolio absoluto tendrán un problema con las low-cost ya que sus tarifas son más atractivas. Y si la cosa se pone emocionante y Orange tira por otro camino, cosa que recomiendo a sus directivos, podría ser divertido ver la reacción de Vodafone o Movistar tirando marcha atrás y la poca competencia que hoy en día tenemos se conservaría y seguiría eligiendo como cliente qué quiero (dentro de unos márgenes asumibles para ambas partes) y cómo lo quiero.

Al principio me reía de Simyo, Pepephone y de Simyo pero como la cosa se ponga muy fea ya sabemos donde tendremos que ir para reducir nuestra factura. El cambiarse de móviles se ha acabado pero los beneficios de Movistar, Vodafone y Orange también.

¿Qué haríais si fueseis los directivos de Orange? Seguir apostando por el Oligopolio o intentar quedaros con todo el mercado.

¿Qué haréis como clientes, aceptaréis las condiciones o buscaréis alternativas?

Se acabó la fiesta… o no.

0 thoughts on “¿Se acabó la fiesta… o no?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *