Los mercados se hartan

El pasado sábado recibíamos la noticia que España iba a ser rescatada, así pues ante la incapacidad del Tesoro Español para lograr encontrar en el mercado de deuda, el capital necesario para poder recapitalizar el maltrecho sistema financiero español, el resto de países la Unión Europea decidieron acudir al rescate de esta y poner encima de la mesa un rescate que podría llegar hasta los 100 milardos de Euros. Sin embargo, durante la pasada semana vimos que la prima de riesgo no dejaba de subir hasta llegar a superar los 560 puntos ayer lunes, ante tal situación la respuesta del Gobierno ha sido totalmente inoperante, diciendo que ellos ya habían hecho todo lo necesario y acusando a los mercados de que España estaba siendo presa del pánico surgido por la posible salida del Euro de Grecia (falso). Para mayor inri las diferentes editoriales españolas se han dedicado a culpar a Alemania de nuestra situación o de difundir el mensaje que España estaba siendo brutalmente atacada por los mercados. Los mercados (1), ese terrible ente al que seguro debemos todos nuestros males…o quizás no?

El rescate: Si de alguna forma se puede definir al rescate vivido por España es cómo indefinido, porque pese al anuncio los detalles del acuerdo han brillado por su ausencia. Desconocemos su durada, su tipo de interés o su prioridad de cobro, seniority o no seniority, posiblemente es este último punto el más problemático de todos ya que en caso de que el rescate proviniera del ESM y no del EFSF este tendría prioridad de cobro sobre el resto de deuda española lo que supondría obviamente un grave problema para el resto de nuestros acreedores y consecuentemente la prima de riesgo podría dispararse. Finalmente, creo que una de las condiciones que han provocado la falta de confianza del mercado en este rescate es la falta de condiciones macroeconómicas especificas por parte del Eurogrupo a España, esta hubiera sido una ocasión perfecta para emprender la batería de reformas necesarias para contener el gran déficit español y empezar a reducir nuestra deuda.

La deuda: Nos hemos hartado de oír la frase de que el nivel de deuda público español era relativamente bajo comparado con la de nuestros colegas europeos, con el rescate espero que ya no lo tengamos que oír más, ya que después del rescate la deuda española muy posiblemente supere el 90% del PIB español y se coloque a la par con gran parte de países de la UE y superando a muchos otros, cumpliéndose así la previsión de los mercados que ya advertían en 2008 del vínculo existente entre balances privados y públicos.

El déficit: España tiene un objetivo de déficit para este 2012 del 5,3% de nuestro PIB y del 3% para el 2013. Sin embargo sería más apropiado llamarlo utopia que objetivo ya que todas las instituciones ya dan por seguro que no lo vamos a cumplir. El Gobierno en lugar de emprender reformas que de verdad supusieran un gran ahorro para las arcas del Estado como serían la supresión de Administraciones Públicas, el cierre de empresas públicas deficitarias o cortar de una vez con el grifo de subvenciones sigue empeñada en el maquillaje de los recortes que nada solucionan y encima empeoran aún más el esquema de incentivos necesario para lograr una mayor productividad dentro del sector público español.

Banco de España: El organismo encargado de supervisar y garantizar la transparencia y profesionalidad dentro de nuestro sistema financiero ha brillado por su falta de acción en momentos críticos y por su constante falta de credibilidad debido a los múltiples
amiguismos existentes entre dicha institución y los correspondientes Gobiernos. La actuación del ultimo gobernador, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, ha sido la punta del iceberg dentro de las malas praxis de esta institución que fue la que ordenó que el camino a seguir era el de las contraproducentes fusiones que no han hecho más que empeorar la situación del sistema financiero.

Reformas estructurales: El Gobierno del PP llegó diciendo que con su dirección España se iba a mover hacia el camino correcto a través de las necesarias reformas; laboral y financiera. Sin embargo, en ambas su actuación ha dejado mucho que desear, una reforma laboral que no soluciona la multiplicidad de contratos o que sigue impidiendo a empresario y trabajador negociar libremente dejan patente que aunque supuso una mejora por lo que se refiere a la flexibilidad, la reforma laboral se quedo claramente a medio camino. De la del sector financiero mejor no hablamos, visto que ha sido la causante principal del rescate, en vez de dar un giro brusco este Gobierno optó por seguir por el camino de las fusiones restando transparencia al sector financiero español, como ya argumenté en otro artículo, y dificultando el trabajo de los pocos bancos solventes que restan en él.

Confianza: Si algo necesita un Gobierno es inspirar confianza para lograr sus objetivos a medio-largo plazo, pero este Gobierno no hace más que debilitar su imagen y ya no por sus posibles malas decisiones sino por su falta de concreción y rigurosidad. El mensaje del Presidente Rajoy al Ministro De Guindos con el famoso España no es Uganda, afortunadamente pensarán los Ugandeses, el nos preocupamos por la España real de la Vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría al más puro estilo 15M o los gritos de socorro del Ministro Montoro al BCE no dejan de provocar más y más dudas sobre el tiempo que le queda a este Gobierno solo medio año después de su llegada.

Así pues, repasando los hechos se puede llegar a la conclusión que este Gobierno puede optar por seguir culpando a los mercados de todos sus males, pero otra vez estará dando la espalda a la realidad. Los mercados han tenido mucha paciencia con España, aguardando las prometidas reformas, pero parece que se les han terminado las razones para seguir esperando que cumplamos con lo prometido. Simplemente,  los mercados se han hartado. Y con toda la razón.

(1)Los mercados es intercambiable por los acreedores en todo el texto si lo prefieren.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *