Los malos siempre son los bancos

Pues sí, eso es lo que la mayoría piensa, los bancos (que no cajas, ya hablaremos de ellas otro día…) han sido, son y serán todo el blanco de nuestras críticas al sistema económico actual, algunas veces con mayor razón y otras veces por personificar en algún ente en concreto, hoy intentaremos acercaros un concepto que por desgracia está en todos los hogares, las hipotecas y sus efectos añadidos, pero siendo más concretos hoy abordaremos una pregunta, ¿entregar la llave y correr o mantener el sistema actual?

Como todos sabéis con la actual crisis, mucha gente pide que la entrega de llaves, sea suficiente para poder saldar la deuda con su entidad bancaria, es decir, que la dación en pago sea un mecanismo habitual en nuestra sociedad. Ahora bien, vamos a exponer con brevedad qué es una hipoteca.

Una hipoteca es un crédito que el banco nos concede para pagar un inmueble y que a cambio, nosotros ponemos como garantía nuestra casa o piso que acabamos de adquirir. Las hipotecas suelen ser muy largas, debido (últimos 15 años) al alto valor ficticio de los pisos y como consecuencia los plazos que acuerdan el banco y el cliente suelen ser de varias décadas. La entidad bancaria se encuentra en un largo periodo de riesgo que no sabe si recuperará el dinero ofrecido y si cobrará por sus servicios, los tan odiados intereses correspondientes por prestarte el dinero (que bien podría estar utilizándolo para otros menesteres y no acceder a negociar). La alternativa a un contrato tan rígido para comprador y prestamista, reside en poder liberarse en el momento que uno desee del contrato, cancelando la deuda contraída, restituyendo la situación previa al contrato.

Analicemos las consecuencias, sabemos que actualmente primero pagamos los intereses (el servicio que nos ofrece el banco) y después empezamos a devolver la cantidad correspondiente al valor del bien inmueble. No nos vamos a engañar, muchas veces tenemos la percepción de que los intereses son abusivos por parte de los bancos, pero olvidamos que con esta medida, incrementamos el riesgo potencial, induciendo al banco a que suba sus tasas para intentar paliar la incerteza que generaremos a la entidad bancaria ya que de la noche a la mañana, un cliente entrega sus llaves y aquí no ha pasado nada.

Si me tengo que posicionar, prefiero el sistema actual ya que permite a gente acceder a una vivienda, cosa que si se implementara el sistema americano (entregar la llave y carretera y manta), muchas familias tendrían una barrera de acceso muy alto a un techo donde desarrollar su vida. La dación en pago parece muy atractiva, pero esconde algunos matices que ignoramos con facilidad. Eso lo dejo a vuestra elección.

Lo que no podemos permitir, y aquí hay que ser muy serios, es cambiar las reglas del juego según nos convenga, haciéndolas retroactivas, es decir, aplicar la dación en pago a contratos firmados con anterioridad y con unas necesidades y un entorno diferentes, si queremos cambiar el sistema hipotecario español, adelante, pero jamás modificando una relación contractual tan importante como una hipoteca llevada a cabo en el pasado.

Si la sociedad saca como conclusión que la crisis española (Portugal Ireland Italy Greece Spain, PIIGS) es sólo culpa de los bancos y que nosotros somos las víctimas, chapeau! Sin ninguna duda, los bancos han incurrido en malas decisiones que otro día discutiremos y que este post no entra a debatir, sólo planteo la alternativa al sistema actual, la dación en pago, qué implicaría y cómo debería implementarse.

A esta situación no se llega de la noche a la mañana, hay muchos agentes implicados en esta crisis, ya sean estados, empresas, bancos, sociedad… Otro día abordaremos más hechos del mundo bancario y así ir conociendo las diferentes caras de la moneda, ya sean ayudas de estados irresponsables o la lacra española llamada cajas de ahorros entre otros.

Así que vosotros diréis, hipotecas asequibles y compromiso vitalicio o hipotecas más caras pero con una libertad total. ¿Con qué os quedáis?

0 thoughts on “Los malos siempre son los bancos

  1. La culpa es tanto del que pide la hipoteca como del que la concede, la diferencia que hay entre ellos es la forma en que cuando fallan tienen diferentes repercusiones.

    Personalmente veo mas aceptable la dacion de la vivienda, ya que nadie (supongo) dara una hipoteca por un valor inflado de la vivienda, no se tomarian tantos riesgos por parte de los bancos y se fomentaria a tener gran parte del coste de la vivienda como dinero liquido. Eso si, jamas retroactivamente.

    1. Estoy totalmente de acuerdo contigo, el único pero es sobre la responsabilidad. Al aparecer como titular del contrato, tú eres el responsable de solicitar el crédito ya que nadie te ha obligado y tú eres el responsable de devolver el total de la deuda contraída (sé que suena duro, pero siempre ha sido así aunque estos últimos años parezca algo inhumano o poco acertado). Como todo en la vida, quien tiene recursos suele tener la posición dominante y en este caso, entre un banco y un particular la relación es de total desigualdad, por eso entiendo la diferencia de responsabilidad.

      El banco podría vivir sin mi (sin conceder hipotecas) pero yo no podría vivir sin el banco (ya que no podría llegar a recaudar tanto dinero en mis primeros años de emancipación, triste pero real como la vida misma).

      Muchas gracias por tu comentario, todo un placer poder debatir sobre estos temas.

      1. No hay ningun pero sobre la responsabilidad, quiero decir, si una persona no puede pagar la hipoteca le embargan, una persona se va a la calle y el banco segun el mercado se queda igual, gana o pierde, si muchas personas no pueden pagarlas, muchas familias se van a la calle y el banco es probable que tenga un agujero. Por lo tanto, la responsabilidad es de ambas partes, ya que ambos pueden desencadenar un problema economico, financiero o ambos.

        Y sobre que no podrias vivir sin el banco, no estoy deacuerdo en parte, el error que se ha cometido fue pensar eso, para gastar primero se debe ahorrar, no endeudar, el crecimiento debe ser real, liquido en su mayoria, no ficticio.

        1. Ojalá no tuviéramos que ir al banco a pedir una hipoteca cada vez que deseas cambiar de vivienda. Lo de ahorrar lo veo para sociedades como la china que entienden las ventajas del largo plazo, pero aquí no me lo puedo ni imaginar, sería ideal que la gente se endeudara menos, pero esta sociedad siempre se ha caracterizado por sus prioridades más destinadas a la apariencia que a otras cosas más reales y útiles.
          Esperemos que algún día cambie la mentalidad, pero todavía lo veo muy lejano y si ahora no se endeudan es por la rigideza de los bancos a la hora de concederlas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *