Liebe Frau Präsidentin

Angela Merkel, Wir haben ein großes Problem. Como bien sabe usted nos ha tocado vivir en un país europeo en el que el rigor y el compromiso para resolver problemas estructurales se ha ido posponiendo desde que se descubrieron las Américas, creo que ése fue el punto culminante de la aportación española al mundo, todo lo demás, un Imperio venido a menos con aires de grandeza y que no acaba de encontrar su sitio, pues bien, en el 2012 seguimos un poco igual que siempre.

Sabemos que usted conoce algo de España debido a que sus compatriotas suelen veranear en nuestra costa, e incluso podríamos proponer una concesión durante 100 años de las islas Baleares (que nadie se me ofenda) para maquillar el déficit de alguna manera. Pero creo que usted no sabe con quién se la juega.

Seguro que le ha llegado que esta semana ha salido el déficit oficial del 2011, 8.51%. No me diga que no suena bonito eh, 8.51%. Es decir, 91.344 millones que tendrá que financiar a través de su Banco Central Europeo y sus caritativos contribuyentes, maravilloso ¿eh?. ¿En qué mes estamos? Marzo. Y ya vamos pidiendo una “flexibilización” del objetivo de 2012, ya que obviamente pasará del 4.4% exigido por Bruselas (aka Bundestag-Berlin).

No es por hacerle enfadar Kaiser Merkel, pero mejor que no se entere de que en una pequeña esquina de la península, con una financiación paupérrima y sin acceso a los mercados de deuda como tienen otros, llevan dos años sacando las tijeras a pasear sin dejar títere con cabeza. Sabemos que aquí se está haciendo la faena para que nos pague aquello que no llegamos a producir nosotros, aunque desde la capital del Estado se ha hecho una reformilla laboral, verá que aun protegemos a los trabajadores en vez de ser ambiciosos y que no nos da miedo al despido ya que al estar bien formados y tener un mercado laboral dinámico en un par de meses volvemos a estar ocupados en un sitio mejor, es la pescadilla que se muerde la cola y ni empresas ni trabajadores darán el primer paso en falso y seguiremos sumando décadas perdidas acumulando subvenciones de otros países que se vive muy bien, para que le voy a engañar Angela.

Como sé que usted está al loro de todo lo que se cuece en nuestra tribu seguro que ayer vio las manifestaciones estudiantiles en toda España pero que sólo en Catalunya se montó la de siempre. Quiero pensar que en el resto del Estado todavía no conocen los recortes y que salieron de forma preventiva ya que en nuestro territorio le han dado un buen meneo a la inversión universitario (en este país verá que jamás utilizamos la palabra gasto, siempre hablamos de inversión educativa o universitaria…).

Probablemente me gane la desaprobación de muchos compañeros, ellos entienden que al vivir en un país tan rico y productivola sociedad les debe pagar sus carreras eternamente, sin un mínimo de exigencia y que todo lo que huele a público mola ya que es gratis. No tenemos la culpa nosotros, lo vemos en Españoles en el Mundo, y empezamos a llenarnos la boca con los países nórdicos o con la gran llanura Europea y luego pasa lo que pasa, no producimos ni creamos nada decente pero eso sí, estos derechos tan costosos, a mantenerlos como sea, que no se diga, que invita la rubia germana.

Muchos compañeros que ayer se manifestaron no les faltaba ni un ápice de razón, pero si hubieran tenido la suerte de haber estudiado historia económica mundial, tendrían el privilegio de ponerlo en perspectivaSi lo peor de la crisis es que se despidan algunos profesores asociados, que lleve medio año en una clase con el doble de alumnos y que me suban la matrícula en 200 euros máximo, bendita crisis. No son quejas realistas, podemos seguir estudiando y hay que cambiar la mentalidad de todos, de víctimas a triunfadores, la educación debe ser INVERSIÓN prioritaria para el Estado, pero aún más para las familias, antes deberíamos pagar un máster en una buena universidad que regalar un coche o avanzar la entrada de un piso a un hijo, seguimos siendo muy cortoplacistas y la clase política se aprovecha de ello. También debo reconocer que gracias a las presiones populares los recortes no van a más, aunque estemos condicionando el devenir de nuestras futuras generaciones ya que ahora, si gastamos 100 para mantener nuestros derechos, producimos 30 para pagarlos y el resto nos lo paga Europa y la financiación maligna de los mercados, esto no puede seguir así.

A veces muchos nos comparan con otros países que están igual de endeudados o incluso medio quebrados como el país de su amigo Barack o los de las Islas Británicas, no se preocupe Frau Merkel, no entienden la gravedad de un 25% de paro que no es sólo lo que se deja de producir, sino la cantidad increíble que el Estado se gasta en subsidios y que no destina a otras cosas, ya sabe que aquí queremos las prestaciones sociales de Dinamarca, el brillante mercado laboral austriaco, pedimos empresas alemanas y ofrecemos mentalidad de Zimbabwe con una productividad similar a la del Kazajistán.

Un día con más tiempo le explicaré lo que hacemos realmente con SU dinero y con el de SU país, espero que a partir de ese día nuestra prima de riesgo no se dispare debido a que desconfíe más de nosotros. No somos malas personas Angela, es más, tenemos sol y playa que tal y como está Grecia, nos deja en una mejor posición turística, aunque si yo fuera usted vigilaría al ministro Luis de Guindos, a Cristóbal Montoro y al Preshi de la Barba porqué mientras aquí en Catalunya hemos recortado por imposición centralista, el trío lalalá se escaqueará con reformas mínimas e ineficientes.

en 10 años siendo optimistas, volveremos con la misma situación, perdón, aún peor ya que muchos estamos viviendo en la terminal del Aeropuerto con un ojo puesto en el tablón de Salidas para enganchar el primer vuelo a un país con futuro, no sólo para nosotros, sino para nuestras futuras generaciones, no se preocupe, en la próxima carta le explico más cosas, siempre y cuando me siga pagando el papel, el bolígrafo y los sellos, en cuanto emigre se lo devolveré gustosamente, Dankeschön.

Frau PräsidentinWir haben ein großes Problem.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *