La revolución financiera de Modigliani&Miller

Por suerte o por desgracia, el fuerte componente financiero de la actual crisis económica ha hecho que las asignaturas de “Corporate Finance” hayan pasado de “optativas” que me cojo casi de rebote a un must en toda regla para los estudiantes de ADE.  Hoy os vengo a hablar de una de las teorías que más revolucionó el campo de las finanzas, la teoría de Modigliani&Miller (M&M).

Como sabréis la parte de recursos financieros de un balance está compuesta por el Equity o Patrimonio Neto y las Deudas. En otras palabras, la parte derecha de todo balance está compuesto por las formas de financiación que puede tener una empresa, las fuentes de financiación interna (Equity) y externas (Deuda). Imaginad que somos una empresa que fabrica coches. Uno de nuestros ingenieros más juniors acaba de dar en el clavo descubriendo un sistema que permitirá a nuestros coches conducirse automáticamente. Además para rizar el rizo nuestro ingeniero ha dado con la fórmula de producción más barata que existe en el mercado de este sistema. Estaremos de acuerdo que invertir en coches con este sistema integrado sería una buena inversión, ¿no? Claramente sí, ya que el mercado se nos echaría encima.

debt

Ahora es cuando viene la pregunta del millón: ¿Cómo financiamos este proyecto, con recursos internos o externos? Y sobre todo, ¿El origen de los fondos afectará al valor de nuestra empresa? Gracias a la contribución de Modigliani & Miller sabemos que, asumiendo mercados de capitales perfectos, el valor de nuestra empresa no se verá afectado por cómo financiamos nuestros proyectos.

Pero vayamos a lo interesante, ¿Cómo demostraron M&M su teoría? Lo que hicieron M&M fue comparar el valor de una empresa (1) que financiaba un proyecto X solo con equity y el valor de otra empresa  (2) que financiaba el mismo proyecto con una mezcla de equity y deuda. A continuación demostraron que si el valor de la empresa 1 era mayor que el de la empresa 2 habría una oportunidad de arbitraje en el mercado. Además, en caso contrario, si el valor de la empresa (2) era superior a la (1) también existiría una oportunidad de arbitraje. De forma que, queda demostrado que, siempre y cuando existan mercados de capitales perfectos, en ausencia de arbitraje el valor de una empresa que se financia solo con deuda y otra con una mezcla de ambas fuentes deben tener el mismo valor.

crs

Finalmente es importante destacar que la teoría de M&M debe su importancia a que su excelente lógica es también extrapolable al coste de capital, es decir, al coste de financiación del equity y de la deuda. En conclusión, asumiendo mercados de capitales perfectos, el porcentaje de equity y deuda que asumamos para llevar a cabo un proyecto de inversión no afectará al valor de nuestra compañía ni al coste de capital de la misma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *