La muerte de Séneca

Ayer la portada de El País traía muy malas noticias: el Ministerio de Educación había decidido eliminar la asignación presupuestaria correspondiente a las becas Séneca. Esta beca -considerada la Erasmus española– no podía competir con su prima europea en aspiraciones ni en recursos, pero suponía un bonito intento para solucionar el problema de movilidad que se presenta a lo largo y ancho del estado.

Personalmente, no he llegado a conocer a mucha gente que haya realizado un periodo académico fuera de Séneca. La beca permitía que un estudiante de una universidad española realizase una estancia académica en otra universidad española, ayudado por una dotación de 500€/mes y un pago único de 200€ en concepto de transporte. Ahora esa dotación económica dejará de existir.

Según datos del ministerio, alrededor de 2.224 becas fueron presupuestadas para el curso 2012/2013. La UPF no ha sido una gran demandante: el año pasado recibimos 12 estudiantes séneca pero solo enviamos 2. No deja de ser una pena pues tenemos convenios con algunas de las universidades más prestigiosas del país (Universidad Carlos III de Madrid o ICADE en las áreas de economía y empresa). Bien sea por ignorancia o pasotismo, muchos estudiantes no han disfrutado de una experiencia probablemente enriquecedora.

Independientemente de los resultados, las Séneca eran una buena idea para combatir ese pasotismo tan común entre los jóvenes de todos los rincones del país. Una ayuda generosa, la posibilidad de transferencias de créditos entre universidades, la oportunidad de dejar el hogar familiar por primera vez, conocer nueva gente… Ahora todo lo que quedará son las experiencias de las personas que ya han pasado por el programa.

Es una falta de respeto hacia el alumnado que el ministerio cierre el programa 2 meses antes de comenzar las inscripciones (sabiendo ya desde hace tiempo que se cerraría). La planificación de los intercambios se puede hacer de muchas maneras y una gran cantidad de factores se toman en cuenta, incluyendo las Séneca.

SICUE, el corazón de Séneca

SICUE es el Sistema de Intercambio de Centros Universitarios Españoles, y en pocas palabras era lo que permitía la existencia de las becas Séneca al permitir el intercambio de créditos entre universidades. Toda la actividad académica gira entorno a SICUE, y tras la desaparición de las Séneca me surgen serias dudas sobre el futuro del sistema y de su utilidad. La retirada de las ayudas supondrá un duro golpe para las solicitudes de intercambio, y sin gente que quiera tomar parte en un intercambio, lo más probable es que los flujos disminuyan considerablemente.

La CRUE dice querer mantener SICUE sin las becas, pero yo no tengo claro que un programa así sin becas vaya a ser realmente relevante, útil y necesario. Esperemos que si, pero de momento pinta mal.

2 thoughts on “La muerte de Séneca

  1. Vivim en un país bananer.

    Jo volia anar a la Carlos III, i mira, em menjaré el mocs. És vergonyós, a més, que s’anul·lin amb tan poca antelació, no ho sabien abans que no tenien diners?

    Això sí, el Ministerio de Cultura va tenir diners (1M d’€) per subvencionar la FAES aquest mateix any.

    S’estan carregant la igualtat d’oportunitats i la meritocràcia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *