La Microeconomía en NYC

La competencia, los beneficios, los costes marginales, los costes fijos, los ingresos, las elasticidades, los monopolios… Todo esto nos da una idea de lo que vamos a hablar hoy. Lo habéis acertado, Microeconomía (aunque estos términos no son ni mucho menos exclusivos de ésta). Hace unos meses escribí este artículo y en él, explicaba qué era (a mi entender) el mercado de las telecos españolas. Un término que nombraba era el monopolio (una empresa abastece a todo el mercado fijando el precio y la cantidad). Caso muy feo ya que los consumidores salíamos gravemente perjudicados. Monopolios los hay privados y públicos.

Por ejemplo un monopolio público es Renfe, que en este caso se le llama Monopolio Natural, ya que para entrar en el mercado hay un coste desmesurado coste fijo– compartido con ADIF- (vías, trenes, estaciones…) y su explotación requiere de muy poco coste marginal, ya que transportar a una persona más en el tren supone un gasto muy próximo a 0.

Pero a lo que vamos hoy no es a hablar de Monopolios, sino de Oligopolios. Viene a ser algo muy parecido, en el primer caso tenemos a una empresa quedándose con el mercado y en el segundo son un grupo reducido. Si indagamos un poquito más, podemos hablar de Duopolios, en el cual el mercado se lo dividen dos empresas. Pensad por ejemplo que sólo existe Mcdonalds y Burguer King, entonces estas empresas son las únicas a las que podemos acudir si queremos saciar nuestro ansia de Fast Food. Lógicamente las 2 empresas si son inteligentes, sacarán partido de su poder de escasez (ellas son las únicas que nos ofrecen una hamburguesa con queso en todo el barrio o mundo) y pagaremos un precio elevado.

Las empresas buscan maximizar el beneficio y sin duda alguna, quedarse con el mercado para poder poner el precio que deseen, y por otro lado deben (o deberían) estar los gobiernos fijando organismos en defensa de la competencia para que Renfe o Ryanair (si entiendes Ryanair como el único operador low-cost de verdad) no te sangren cada vez que vas con ellos. Es cierto que nadie te obliga a volar low-cost o ir en tren ya que tienes otras alternativas pero si no hay competencia, el mercado se atasca, se deja de innovar y perjudicados acabamos todos, incluso la empresa que reina ya que puede surgir otra y adelantarla, por ejemplo Facebook adelantó a MSN como líder de punto de encuentro virtual (entendiendo que MSN y Facebook no han tenido grandes rivales en sus respectivos periodos).

Pues bien, si tenemos dos empresas se pueden dar muchos tipos de relación entre ellas cuando comparten el mismo mercado, os explicaré 3 de manera breve.

  • Duopolio de Cournot: (Lean el comentario de Mikel más abajo para una aclaración más precisa.) En este escenario con 2 empresas, en caso de que su estructura de costes sea la misma, se partirán el mercado y probablemente lo intentarán conservar para aprovecharse de los consumidores. También puede ser, que una de las dos empresas reduzca sus costes y pueda proveer al mercado un poco más barato, entonces se hará con mayor quota de mercado y su rival en caso de no espabilar, puede tener serios problemas de supervivencia y la ganadora pasaría a ser Monopolista y abarcaría todo el mercado. Podemos pensar en el sector de las telecomunicaciones con Movistar, Vodafone y Orange manteniendo una relación correcta entre ellas ya que así pueden obtener mejores resultados repartiéndose el mercado.

  • Duopolio de Stackelberg: Imaginad que tenemos una empresa líder del sector (Ryanair) y una empresa que va a remolque suyo (Vueling). Ryanair fija un precio muy bajo debido a sus diferentes estrategias y a Vueling como competidor no le queda más remedio que intentar seguirle ya que o accede a ofrecer algo similar o aun perderá la poca participación que le queda en el mercado. En este modelo hay un líder con fuerte cuota de mercado y un seguidor que se amolda a lo que decida el referente.

  • Duopolio de Bertrand: Éste es mi favorito y el más divertido si eres consumidor. Hay dos empresas que se llevan a matar, e intentarán hacerse la vida imposible bajando el precio al límite de la rentabilidad para ellas cubrir costes y así ofrecer un precio mucho más atractivo que su competidor. Podéis pensar en cualquier calle de vuestro pueblo o ciudad, con dos bares y que empiezan a competir hasta que uno de los dos se acaba quedando con todo el vecindario, a no ser que pacten (Cournot).


Hay muchas más variantes y más escenarios, pero para mí estos son los más significativos. Ahora vamos a ver una aplicación de todo esto. Imaginad que vivís cerca de la 6 Ave. en Manhattan y sois unos fanáticos de las Pizzas. Un día nos levantamos y vemos que puerta con puerta hay dos pizzerías con largas colas. ¿El motivo? Vender la porción de pizza más barato que el día anterior, a día de hoy van por 0.75$ y bajando… En este caso parece que hubiera sido mucho más inteligente pactar precios con el vecino y repartirnos la demanda de pizza, pero no hay que olvidar que en Manhattan hay cientos de establecimientos como el suyo, por lo tanto si no hacen las mejores pizzas, tendrán que ofrecer algo diferente, y en ello están, ofreciendo la pizza más económica de todo Nueva York y según cuentan, ni mucho menos la más mala.

Aquí tenemos un ejemplo de Duopolio (asumo que cerca de ellas no hay más pizzerías) de Bertrand, compitiendo realmente a niveles límites de rentabilidad y con un objetivo, innovar o mejorar para desbancar al rival. Veremos cómo sobreviven, quizás vendan a coste marginal (precio de hacer una porción más) pero tendrán que buscar nuevas fuentes de ingresos o reducir aún mas los costes fijos ya que los empleados y el local no se pagan solos. Os dejo el vídeo y espero que ahora cuando veáis según que empresas o según que situaciones os planteéis que haríais vosotros en su situación y qué os interesaría a vosotros como consumidor.

NYC Pizza Price Wars – Bloomberg TV

0 thoughts on “La Microeconomía en NYC

  1. Buen articulo Àlex! Pero tengo una pequeña crítica. En Cournot no es que decidan repartirse el mercado o pacten. Sigue habiendo competencia pero en vez de competir con los precios, compiten con las cantidades. Yo pondría de ejemplo a empresas del sector petrolífero y tal que compiten decidiendo cuánto crudo ponen a la venta. Todo lo demás muy bien! Felicidades 😉

    1. Gracias por la aclaración Mikel. La competencia en cantidades quizás no se percibe de la misma manera que cuando es en precios aunque el efecto sea el mismo. Lo dejaré así y marcaré que lean tu comentario para que quede claro. Saludos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *