Estado Social = Estado Fiscal

Según una encuesta publicada el pasado martes, el 64 por ciento de los españoles creen que pagan al Estado más de lo que reciben. En estos tiempos de incertidumbre política, y en los que la clase política tiene tan mala imagen, la desconfianza en el Estado aumenta de forma alarmante. Además, como norma general, los impuestos siempre se ven como algo que te quitan, no como el pago por la contraprestación por los servicios recibidos.El impuesto tiene dos funciones primordiales: la del sostenimiento del estado del bienestar y la de repartir equitativamente la renta. Las grandes fortunas se labran gracias al trabajo duro y al esfuerzo, pero también gracias a la sociedad. Amancio Ortega no sería Amancio Ortega si la sociedad no comprase en Zara. En parte, con los impuestos, se devuelve a la sociedad lo que la sociedad te ha dado.

En los últimos Presupuestos Generales del Estado, la previsión del gasto público estatal se cifró en 319.460 millones de euros. Si dividimos esta cantidad entre los 47 millones de españoles, nos da que el Estado Central se gasta unos 6.700 euros en cada uno de sus ciudadanos. A estos hay que sumarles los gastos autonómicos. El total presupuestado es de aproximadamente unos 174.520 millones de euros. Volvemos a dividir entre todos los españoles y nos da un total de 3.700 euros.

En total, contando todas las Administraciones, recibimos unos 10.400 euros por persona de las Administraciones públicas. No es una cifra nada desdeñable. Pero tampoco es una cifra definitiva. Después volveremos a ella.

Ahora vayamos al apartado de impuestos. El total de ingresos tributarios de la Administración es de 196.439 millones de euros. De media a cada ciudadano le tocará pagar unos 4.100 euros.

La diferencia es muy acusada. Parece que recibimos bastante más de lo que pagamos. Pero no podemos de dejar de hacer cuentas aquí.

Un 38% del gasto de los Presupuestos Generales del Estado va a parar a las pensiones. Esto es, de cada 10 euros que gaste el Estado, cuatro irán a parar a cuidar a los ancianos. Estos ancianos llevan toda su vida trabajando y ahora debemos cuidarles. Pero cada vez la población española va envejeciendo más. En los últimos cinco años, el gasto público en materia de pensiones se ha incrementado en un 24%, que en euros vienen a ser 23.000 millones. Si esto continúa, dentro de unos años no habrá dinero para mantener a nuestros mayores.

El segundo gasto más alto de los Presupuestos Generales son las transferencias a otras Administraciones. Este hecho entra dentro de la lógica, y no cabe hacer ningún comentario, más que se ha visto reducido en casi 20.000 millones de euros en el último quinquenio, que no parece una cantidad nada desdeñable.

El tercer gasto si que es más preocupante, deuda pública. Y es que el Estado gastará casi 40.000 millones en responder de sus deudas. Todos los países tienen que hacer frente a sus deudas y es normal que todos tengan porcentajes muy altos de deuda sobre el PIB (Japón tiene un 239% del PIB en deudas), el problema de España es la inmediatez con la que ha de pagarlo, y que suponga el 12% de su gasto público estatal.

Los impuestos son necesarios, el estado del bienestar en el que todos queremos vivir conlleva un alto coste fiscal. El estado no puede dar los servicios gratis. El problema no reside en lo que pagamos sino en como se gasta. No voy a soltar la consabida retahíla de obras faraónicas e inútiles que se han llevado a cabo en nuestro país en los últimos años, pero son una pieza importante de la partida económica a la que está jugando España. Habrá que exigir que se responda penalmente por la mala gestión del dinero público.

Otra cosa. El fraude fiscal en España se sitúa alrededor del 20% del PIB. ¿Será por esto que los cinco millones de parados no van directamente a quemar la Moncloa? No lo sé, pero está claro que una forma de recibir lo que merecemos por el pago de nuestros impuestos es que paguemos todos, si no, es insostenible.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *