El petróleo y el peligroso juego de la geopolítica

Por muy consciente que uno sea del hecho de vivir en un mundo globalizado donde las acciones tomadas en un determinado sitio pueden tener consecuencias miles de kilómetros lejos de él, no deja de sorprender hasta dónde puede esto llegar. El caso del petróleo es, además de uno de los que considero más apasionantes, uno de los más claros ejemplos. ¿Cómo una decisión arriesgada tomada por saudíes y kuwaitíes (entre otros, pero en especial) puede llevar las previsiones de crecimiento del PIB español del año 2015 a subir medio punto porcentual, [1] con todo lo que esto conlleva no sólo en el ámbito macroeconómico sino también en el político en un año de especial trascendencia como éste próximo?

El nuevo escenario, que se inicia con el uso por parte de empresas estadounidenses de nuevas técnicas de extracción de petróleo basadas en el fracking – o light tight oil (LTO)- ha propiciado que la OPEP (cártel de países exportadores de petróleo) tomara la revolucionaria decisión de no recortar los niveles de producción de petróleo aunque éste se encuentre en una situación de sobreabundancia (la oferta es mucho mayor que la demanda). En consecuencia, tras haber dejado funcionar al mercado a través de los precios, éstos se han reducido cerca de un 50 % con respecto a junio de este mismo año. Así pues, con el barril de Brent y West Texas cerca de los 60 y 55 $ respectivamente (recordemos que llegaron a estar por encima de los 110 $) es un buen momento para intentar encontrar las posibles causas, así como explicar las consecuencias e intentar predecir qué puede ocurrir en un futuro a corto y medio plazo.

No sería preciso empezar el análisis sin antes hacer un par de consideraciones para ponernos en contexto. Primero, la situación de exceso de oferta viene dada por el uso del fracking en EEUU y, también, por la vuelta a los niveles anteriores de producción de países -como Libia- que han pasado por conflictos internos; mientras, el estancamiento de la demanda se explica por la desaceleración de la economía mundial, en especial de las economías emergentes.

Segundo y más importante: mientras en países como Arabia Saudí, Kuwait o Emiratos Árabes Unidos (todos ellos miembros de la OPEP) el coste de extracción del petróleo se mueve entre los 4 y los 30 $ el barril, las nuevas técnicas desarrolladas en EEUU tienen un coste de entre 40 y 60 $ el barril. Entonces, parece que una caída del precio del petróleo perjudica básicamente la economía americana, ya que si el coste es mayor que el ingreso la actividad no es rentable… pero no. Irán, Venezuela y Rusia, estados cuyos problemas financieros no son pocos como bien es sabido, dependen en gran medida de que el precio del barril se encuentre claramente por encima de los 100 $. Para más inri, estos países reciben sanciones y bloqueos por parte de gobiernos occidentales. El panorama es, por lo menos, complejo.  [2]

Posibles Causas

Estos gráficos explican gran parte de lo ocurrido. He querido incluir los datos de Canadá junto con los de EEUU porque aunque el petróleo canadiense se consigue en especial de arenas bituminosas [3] y no a través de fracking,  unidos evidencian que es en Norte América donde más está subiendo la producción de petróleo. Así pues, la producción de petróleo en EEUU hoy es un 80 % más que en 2008 [5] y su cuota de mercado lo ha hecho un 4 %. Hasta aquí todo son realidades objetivas… pero ¿cuáles son los motivos reales que han llevado la OPEP a no recortar su producción de petróleo? Se contemplan, por lo menos, tres tesis:

  1. La OPEP no quiere perder cuota de mercado ante las empresas productoras estadounidenses. Es la opinión más compartida en los medios de comunicación.
  2. La OPEP quiere reanimar la economía mundial –en especial, los mercados asiáticos y emergentes- permitiendo una bajada de precios y aprovechándose de una supuesta subida de la demanda favorecida por dicha bajada. Es una decisión que tiene más sentido en el medio y largo plazo que en el corto.
  3. La OPEP (o directamente Arabia Saudí), tiene una especie de acuerdo con Estados Unidos para perjudicar las economías de Irán, Venezuela y Rusia, todas ellas muy dependientes de precios del petróleo por encima de los 100 $. Recordemos que Irán está siendo sancionado por sus actividades nucleares ilícitas y Rusia por sus acciones en el este de Ucrania y la anexión de Crimea. Ésta es una teoría de índole más geopolítica y menos económica, ya que por un lado Arabia Saudí estaría aceptando recortar sus ingresos y EEUU estaría actuando en contra de los intereses de sus empresas petrolíferas. Aun así, cuidado, EEUU en su conjunto (y en particular,sectores con lobbies potentes como el del automóvil) sale beneficiado en la operación.

Las tres opciones no son, de modo alguno, excluyentes entre sí. De hecho, probablemente todas ellas han sido consideradas a la hora de tomar la decisión, aunque parece evidente que unas han pesado más que otras.

Consecuencias

Si bien estos cambios no favorecen ni mucho menos a todos, se arguye que en general puede ser beneficioso para la economía mundial. Es cierto que una bajada tan importante del precio del petróleo no ayuda a superar el período de desinflación (que no deflación) que se vive en Europa. Pero cuidado con el dato que daba el Fondo Monetario Internacional: ¡por cada 10 % que baje el precio del petróleo, el PIB mundial aumenta un 0,2 %! [4]

Aunque en general los efectos sean positivos, uno no puede dejar de lado qué zonas del mundo se ven más beneficiadas y qué otras más perjudicadas. Para ello, la balanza comercial del petróleo es una herramienta muy útil.

*la separación entre zonas ha sido hecho de manera que dentro de ellas hubiera un comportamiento más o menos homogéneo de los países integrantes

La conclusión que se deriva de la balanza comercial es que las zonas más importadoras (algunos mercados asiáticos, Europa Occidental y Estados Unidos), se benefician de la bajada de precio a costa de Oriente Próximo, Sur América y, en menor medida, el norte de África. Lo más llamativo es que esto ocurre a causa de la decisión tomada por la OPEP, cártel formado paradójicamente por países de dichas zonas perjudicadas. Esto no se explica si no es por el importante peso que tiene Arabia Saudí dentro del cártel, ya que aunque este país sea el mayor exportador mundial, puede producir petróleo hasta por 4 $ el barril, viéndose menos afectado frente bajadas de precio.

  

¿Qué puede ocurrir en el corto y medio plazo?

 El día que el precio bajó de los 80 $ el barril, pocos dijeron que fuera a bajar de ahí. Lo mismo pasó cuando éste llego a los 70, y a los 60… pero ¿hasta dónde puede bajar? Aunque sea de difícil predicción, varios indicadores nos ayudan con el pronóstico.

Gran parte de los expertos sí coinciden en que estos niveles actuales son coyunturales. Algunos contemplan la opción de que el precio pudiese llegar a los 35 $, límite en el que incluso algunos países que utilizan métodos de extracción tradicionales dejarían de producir. La discrepancia se encuentra en predecir cuándo se van a recuperar niveles de junio pasado, ya que mientras los contratos de futuro que se están haciendo para el año 2020 están en 85 $ el barril [5], hay quien dice que mucho antes el precio del barril habrá superado de nuevo los 100 $.

En mi humilde opinión, se me hace difícil imaginar que países con graves problemas económicos, siendo éstos miembros oficiales u observadores de la OPEP, no hagan nada al respecto para revertir esta situación. Además, no hay que olvidar que la tendencia es que cada vez se necesite más petróleo extraído por técnicas no tradicionales (más costosas) ya que únicamente con las otras no se podrá cubrir la futura demanda de petróleo. Esto debería empujar el precio del petróleo hacia arriba a medio plazo.

Pero mientras esto dure, sería lógico que países sin reservas petrolíferas (como España) aprovecharan la ocasión para ahorrar unos cuantos miles de millones de €.

Referencias

[1]http://www.lavanguardia.com/politica/20141214/54421815013/petroleo-enric-juliana.html

[2]http://www.8tv.cat/8aldia/videos/mariano-marzo-sha-acabat-el-petroli-facil-i-barat/

[3] http://centrodeartigo.com/articulos-informativos/article_63420.html

[4]http://www.economist.com/news/international/21627642-america-and-its-friends-benefit-falling-oil-prices-its-most-strident-critics

[5]http://internacional.elpais.com/internacional/2014/12/07/actualidad/1417910243_857408.html

Agradecimientos al profesor de Historia Económica y de la Empresa (UPF) Xavier Tafunell Sambola

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *