El Banc com a generador d’externalitats. Per què haig de pagar el seu rescat?

Perquè haig de pagar el rescat bancari? Precisament aquesta és la pregunta del moment, com és totalment lògic. Després de la publicació del famós MOU (“Memorandum Of Understanding),  bàsicament la lletra petita del famós rescat, hem sabut que la injecció a la banca venia acompanyada d’una forta condicionalitat macroeconòmica (que molts tossudament negaven). Doncs bé, avui vinc a presentar-vos una de les alternatives més interessants que he trobat, per tal de que el ciutadà mai més hagi de pagar-li la indemnització a Rato. L’alternativa és  del professor Xavier Sala i Martín i jo us la presentaré des de el meu peculiar punt de vista.

Quina és la diferència entre la peixateria del vostre barri i Bankia? Vull que us plantegeu què passaria si la peixateria ingressés durant un any un 20% del que gasta. Bingo! a l’endemà tindríeu un negoci asiàtic. La peixateria tancaria les seves portes immediatament. Aquesta és la principal diferència, ja que com tots sabem, si Bankia provisionés tots els seus actius tòxics estaria en la mateixa situació comptable que la peixateria. Però això no passa perquè els bancs són diferents. Perquè ho són? Aquí està el kit de la qüestió.

El producte que ven la peixateria li pertany al 100%, ja que l’ha comprat al proveïdor. En canvi, el banc opera amb un producte que no és seu, el diner. El banc comercialitza un bé que és de tothom, i el seu principal actiu és la confiança. Si el banc s’arrisca massa i perd el producte venut perdem tots. Us sona aquest fenomen econòmic? Està clar, el banc és un generador gegantí d’externalitats negatives. El fet que el banc faci una gestió de riscos defectuosa no només li fotrà una bona sacsejada al seu PiG (Pèrdues i Guanys) sinó que també li fotrà una bona sacsejada a la butxaca del contribuent que ara mateix es bronzeja a la platja. Per dir-ho de forma més visual i esperpèntica és com si el banc s’estigués fumant un puro gegant i tots nosaltres, asseguts al seu voltant, fóssim una agrupació de la lliga anti-tabac.

En Xavier Sala i Martin proposa una intel·ligent solució per aquesta situació en la que la banca està fora de control mostrant un risc moral descarat sabent que opera amb un producte de tothom i que si les coses venen mal dades serà rescatada. El professor proposa una taxa sobre el deute bancari. Jo hi estic totalment d’acord però m’agrada més veure-ho des de el punt de vista de les externalitats. Recordeu què fèiem en el cas de les externalitats negatives? Gravàvem l’activitat! És exactament això el que s’intenta aconseguir, aquell banc que més s’endeuta i més risc assumeix i per tant aquell que té una probabilitat més alta de fer fallida i generar un efecte social negatiu amb el seu rescat haurà de pagar un impost més alt.

Però bé com sabem la transparència de les operacions bancàries brilla per la seva absència per tant com podem saber quin és el rati d’endeutament real d’una entitat o almenys la percepció de risc que aquesta genera? En Xavier també té una resposta per això, la taxa es podria aplicar en base als CDS (Credit Default Swaps), bàsicament les primes d’assegurança pagades per assegurar l’impagament d’un banc.

Alternativa original de Xavier Sala i Martin LINK (al post del professor) / LINK (La Vanguardia)

0 thoughts on “El Banc com a generador d’externalitats. Per què haig de pagar el seu rescat?

  1. Las actividades bancarias (principalmente el préstamo) es generadora de externalidades positivas y negativas. Bien es cierto que los bancos pueden ser tremendamente irresponsables si se lo proponen, dado que juegan con el dinero de otros para hacerlo crecer casi por “arte de magia”. Las posibilidades de riesgo moral son bastante grandes y todos podemos intuir que más de un banco español se ha aprovechado de la situación.

    La propuesta es curiosa y bastante original (yo al menos no la había escuchado nunca), aunque no me parece la mejor idea. En primer lugar, Sala-i-Martin relaciona directamente riesgo y apalancamiento. Desde mi punto de vista, el riesgo no se puede medir exclusivamente por los ratios de endeudamiento por el simple hecho de que el endeudamiento es un indicador más de la actividad económica de una empresa y no señaliza aquellas operaciones arriesgadas per se. Las empresas manufactureras requieren de grandes niveles de apalancamiento para poder financiar las renovaciones de maquinaria con el fin de aumentar la productividad.

    Por otra parte, en el artículo de La Vanguardia hace hincapié en los bancos que poseen grandes activos inmobiliarios. Aquellos activos, que son también los más tóxicos de la economía española, no están reflejados en el balance por el pasivo (deudas), sino por activos. Y ese es uno de los grandes problemas de los bancos españoles, su book value (valor contable) es muy superior a su valor real o de mercado. Si de verdad se pretende escarmentar a los bancos que han invertido en activos tóxicos (o de riesgo, como Sala-i-Martin los llama), yo propondría que los activos inmobiliarios se contabilizasen en los balances según su valor de mercado, NO según su precio de adquisición. Eso limpiaría los balances en todos los bancos cuyos activos inmobiliarios fuesen puramente especulativos (ahora bien, a los bancos no les haría de gracia una bajada espectacular en sus activos).

    Y hablando de especulación, la banca de inversión queda totalmente homogeneizada a la banca comercial en la propuesta de Sala-i-Martin. Si estamos proponiendo soluciones para eliminar especulaciones y situaciones con riesgo moral, deberíamos hablar de banca de inversión también. Pero si cogemos el nivel de endeudamiento como indicador, resulta que JPMorgan, que gestiona una cartera de $2,3 trillones (americanos) tiene un ratio más bajo de endeudamiento (pasivo/activo) que el BBVA (0,92 frente a 0,93). ¿Debemos castigar a la banca comercial más que a la banca de inversión?

    Se debería definir mucho mejor el modelo de impuesto por endeudamiento antes de verlo como una posible implementación.

  2. Has hecho un muy buen apunte destacando que un banco también es generador de externalidades positivas. Por otro lado responderte que el impuesto se le llama “sobre la deuda” sí, pero como digo al final del artículo lo que poropone XSiM es que el impuesto dependa directamente no del apalancamiento del Banco sinó de la percepción del riesgo que se tiene de él haciendo servir como variable “proxy” en este caso los CDS. Por lo tanto respecto a tu comentario, es cierto que muchas empresas financieras y no financieras necesitan un alto nivel de apalancamiento para llevar a cabo su actividad corriente pero lo que ni yo ni XSiM decimos es que haya una correlación exacta entre endeudamiento y riesgo. La base del impuesto que propone el profesor repito se va a imponer en base a la “percepción de riesgo” que se tenga sobre la entidad financiera y no sobre el nivel de endeudamiento. Se llama sobre deuda ya que uno de las principales variables explicativas de la percepción de riesgo y de la actual volatilidad del valor de los CDS es el nivel de apalancamiento, no por otra cosa. Lo que importa aquí es la percepción de riesgo.

    En cuanto a banca de inversión, por supuesto la alternativa que explico se dirige tanto a BBVA como a Nomura. Está claro, ambos son generadores de externalidades negativas, sin olvidar que la crisis financiera tiene la raíz en las subprime comercializadas por bancos comerciales pero recomercializadas y convertidas en derivados por el sector de i-banking por lo tanto también tienen su gran parte de responsabilidad y también debería aplicarse la medida con ellos. Repito en este caso también se haría en base al valor del CDS de cada compañía es posible que JP, Goldman o Morgan Stanley esten tremendamente apalancadas pero que hayan hecho una buena gestión de riesgos y por lo tanto un alto nivel de apalancamiento no quede reflejado en una subida del valor del CDS y por lo tanto de la carga impositiva. Como debes saber…JPmorgan perdió hace un mes y pico una cantidad brutal de dinero por intentar cubrir una posición a base de derivados sin obtener una correlación de -1.

    Finalmente en cuanto a tu propuesta, me parece óbviamente muy acertada pero es algo que se debía haber hecho des de el principio. Si se cambian ahora las reglas se dinamitaria el sector financiero español. Aunque yo estoy deacuerdo en que hay que modificar esa máxima contable de cara al futuro, y de paso haríamos una buena selección natural a lo darwinista eliminando a los débiles y manteniendo a los fuertes. Esto significaría un corte ya total del crédito e incluso un probable corralito, aunque se podría evitar creando un FGD a nivel europeo. Pero también tengo que añadir que mi propuesta también tiene en cuenta el tremendo agujero financiero que tienen las entidades aunque no este reflejado en sus pasivos básicamente porque aunque el balance de Bankia pueda estar más o menos correcto a nivel contable todo el mundo sabe que si se valora a precio de mercado los Activos de Bankia valen menos que una piruleta por lo tanto eso vuelvena ser percepciones recogidas en el valor de los CDS, y que aunque a nivel contable no se refleje si a nivel del CDS.

    Gracias por tu comentario!

  3. Entiendo la lógica detrás de utilizar los CDS como nivel de referencia, pero ni mucho menos cumplen los requisitos mínimos para entrar en ningún marco regulatorio fiscal. Estamos hablando de un instrumento financiero totalmente desregularizado, sin ningún tipo de supervisión y que básicamente es un contrato privado entre 2 personas ante la eventual quiebra (o impago) de una entidad tercera.

    Para explicar los riesgos que conllevan desde el punto de vista regulatorio, en la actualidad cualquier entidad puede comprar un CDS, tenga o no intereses en la entidad objeto del CDS. Esto quiere decir que, BBVA, con el objetivo de reducir un eventual CDS alto en su propia entidad (y por lo tanto influir en la fiscalidad) podría incidir en el mercado CDS sin ningún tipo de problema. Como no existe ningún tipo de regulación sobre el mercado CDS las interferencias en el mismo son tremendamente fáciles. Además, no existe en la actualidad ningún mercado formal (en el sentido de que no hay obligación de registrar las actividades ni están sujetas a la supervisión de ningún órgano) que pueda servir de referencia y los modelos de CDS varían en cada caso, haciendo casi imposible mantener un control exhaustivo y estandarizado de las características de cada CDS (que podrían servir para construir un índice sobre el que fijar el hipotético impuesto, por ejemplo).

    Hay que recordar también que los CDS son derivados, instrumentos financieros que obtienen el valor de otros instrumentos financieros, y que en 2008 los CDS contribuyeron enormemente al hundimiento de la economía estadounidense (donde son muy populares).

    Otro tema importante es el debate sobre el papel que juegan (y deberían jugar) las percepciones en ciertas transacciones financieras, pero ese es otro debate. Un sistema impositivo basado en percepciones me parece inútil desde el punto de vista recaudatorio y disuasorio ya que las percepciones son fácilmente alterables.

    (No he mencionado los CDS en el comentario de antes ya que Sala-i-Martin parece bastante explícito en relacionar nivel de deuda con riesgo y la necesidad de gravar el nivel de deuda. Cito textualmente sus palabras: “[…]un nou impost finalista sobre el deute bancari. Es tractaria de gravar el deute dels bancs de manera que com més endeutat estigués un banc, més impostos pagaria. En augmentar els costos del deute, es reduirien els incentius per repetir els excessos de la bombolla immobiliària.”)

  4. En primer lugar es obvio que si se utilizaran los CDS como punto de referencia para determinar el impuesto deberían dejar de comercializarse en mercados OTC para ser comercializados en mercados transparentes y estandarizados. En cuanto a lo de interferir en el valor del CDS, en primer lugar yo no lo veo tan claro ni BBVA ni SANTANDER al menos la banca comercial tienen tanto impacto de mercado como podría tener un gran Hedge Fund, pero igualmente en el caso en que pudieran afectar al valor de su CDS, ellos mismos estarían ya invirtiendo fondos en ello y a veces estoy seguro que no les saldría a cuenta intervenir en el mercado CDS para reducir su fiscalidad.

    Es cierto que se tendría que reconceptualizar todo el mercado CDS así como su regulación pero yo al menos bajo mi punto de vista no veo el porque no. De hecho tu mismo lo has dicho este derivado es uno de los protagonistas de la crisis financiera del 2008, sino preguntáselo a AIG. Por eso mismo este tipo de derivados tan opacos y activos en mercados OTC está pidiendo una regulación a gritos.

    No obstante, interesante tema a debatir, muchas gracias por tus comentarios Alexandre!

  5. Sin duda Alexandre, siempre he pensado que la mejor herramienta de aprendizaje es el debate!

    Que acabes de pasar un verano genial tio!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *