Bankeros por obligación

Aunque no lo parezca, el Gobierno de Mariano Rajoy decidió nacionalizar a Bankia la semana pasada, ese gran muerto viviente del sistema financiero español, rompiendo así una más de sus múltiples promesas electorales dónde prometió no dar dinero de los contribuyentes a los bancos. Pero antes de analizar tal decisión, vamos a recordar qué es Bankia y de dónde proviene.

Bankia nace el 3 de diciembre de 2010, fruto de la unión entre siete cajas de ahorro del mapa español, a saber: CajaMadrid, Bancaja, Caja de Canarias, Caixa Laietana, Caja de La Rioja, Caja Ávila y Caja Segovia. La unión se produce bajo el modelo financiero denominado SIP (Sistema Institucional de Protección), impulsado por el Banco de España. La nueva entidad, que será presidida por Rodrigo Rato, sale a bolsa el 20 de julio de 2011, a 3,75 euros por acción, y logrando 3.092 millones de euros. Al Sr. Rato se le podrán achacar muchos errores de gestión, pero sin duda lograr que tal entidad completara su salida a bolsa, teniendo en cuenta los activos que presentaban cajas como Bancaja o CajaMadrid, tiene parte de mérito.

Vamos a detenernos un momento aquí para comentar el brutal error que supuso la estrategia de las fusiones emprendida por el Banco de España. Primero de todo, resaltar que si se juntan siete cajas con unos activos todos ellos muy problemáticos no se logra una entidad grande y solvente, sino una entidad grande y muy cercana a la quiebra. Como consecuencia, el balance de Bankia era un jeroglífico indescriptible con unas tasas de mora muy altas, creando grandes problemas de selección adversa que expulsan al inversor privado e impiden la refinación de su pasivo. Consecuentemente, la entidad no logra obtener liquidez del inversor privado y vive enchufada a la liquidez provista por el BCE.

De esta forma, Bankia logró malvivir hasta el 7 de mayo de 2012, cuando el Gobierno decidió intervenirla y convertirse en el accionista mayoritario. Esta acción se produjo mediante la conversión de los 4.465 millones de euros que previamente el FROB había inyectado en BFA a capital propio de la entidad. Pero esto ni mucho menos soluciona el problema, ya que hará falta inyectar mucho más dinero. Éste posiblemente se dará mediante los famosos Cocos, los bonos convertibles contingentes, tal y como prevé el Real Decreto aprobado este Febrero.

Como amante del libre mercado, esta solución no me gusta para nada. En mi opinión, las empresas insolventes deben dejarse caer; tanto da que sea un banco, un supermercado o cualquier otra clase de actividad empresarial. Salvando a los bancos se crea un claro riesgo moral (moral hazard), y lo único que se hace es incitarles a seguir invirtiendo de forma muy arriesgada en futuras ocasiones. En caso de sacar beneficios ellos salen ganando, perfecto, pero en caso que la inversión no les sea rentable simplemente esperan que el Estado acuda en su rescate. A este problema se le debe añadir el hecho que salvar bancos también perjudica a las otras empresas sanas del mercado, ya que no se les permite competir en las condiciones reales de mercado y ocupar la cuota de mercado que las empresas improductivas están desperdiciando.

Sin embargo, me gustaría resaltar que el hecho de plantear la liquidación de Bankia, desgraciadamente, no llegaba ni al calificativo de “opción”. Y esto es culpa del Gobierno. Si recuerdan, al principio hemos comentado que Bankia, debido a la nula transparencia de sus balances y a sus altas tasas de mora, es incapaz de refinanciar sus pasivos a través de inversores privados como suelen hacer los bancos solventes. Por el contrario, Bankia se refinancia a través del programa LTRO, provisto por el BCE y presentando como avalador al Estado español. Por tanto, si se liquidara Bankia y sus activos no cubrieran ni por asomo su pasivo, tal y como todo parece indicar, el que perdería mucho dinero sería el Estado (se calcula que alrededor de 170 mil millones del pasivo de Bankia están garantizados por el Estado).

Así pues, se puede concluir que liquidar Bankia habría supuesto un aumento del ya muy desviado déficit del Estado español, algo que sería mortal para España. Y es que su prima de riesgo ya ronda los 500 puntos básicos sobre el bono alemán. Ha quedado demostrado que el Gobierno fue presa de sus propios errores y la opción de “hacer las cosas como toca” no era ni una alternativa, dado las malas prácticas adquiridas anteriormente.

Sin embargo, cabe recordar que el problema no está resuelto; la conversión en capital del dinero inyectado por el FROB no pone fin al problema ni por asomo. La solución de un problema tan grande ya no pasa por el Gobierno. El sistema financiero español se tambalea y éste ya no podrá ser salvado por el propio Estado Español. El Gobierno deberá acudir a Europa para poder negociar que la UE, a través del EFSF, rescate al sistema financiero español. Es la única manera para poder volver, algún día, a la senda del crecimiento.

Y lo peor de todo del caso Bankia es que muchos lo querrán presentar como un gran fallo del sistema capitalista cuando en el fondo es todo lo contrario. Bankia ha sido el culmen de las mafias políticas y los políticos corruptos deberían terminar en el banquillo de los acusados por ello.

0 thoughts on “Bankeros por obligación

  1. Molt bon article Sergi. Coincideixo amb tu, “el gran poder de la banca” que existeix des dels remots temps de franco, encara no ha desaparegut, s’hauria de revisar els models econòmics ja que la idea de salvar els bancs fa que ells ho sàpiguen i se’n aprofitin en consequència

    1. Ui si només fos Franco, ui si només fos a Espanya… Serra Ramoneda i Casanovas us envien un afectuós salut. Hi ha massa inútil a la política i com a conseqüència a les caixes d’estalvis.

      Bon article Sergi i benvingut!

  2. El problema és que no és només risc moral, sinó d’inconsistència temporal. Ex post no pots deixar caure un banc, té un “risc sistèmic” enorme. Els bancs són necessaris. Que siguin grans és eficient. Bankia és un gran calaix de merda, una maniobra política espanyola de les de sempre, però totes les entitats que el formen eren una merda abans de les decisions polítiques. I sí, eren una merda perquè estaven desregulats, tant les pràctiques bancàries com el mercat immobiliari. Es pot ser “libertarian” però les bombolles les infla la llibertat.
    Tot i això, bon blog, seguiu així

    1. Si les entitats que formen Bankia eren una merda era perquè estaven controlades per polítics igual que Bankia. Caja Madrid, La Caja de Canarias, Caixa Laietana, Caja Rioja, Caja de Ávila y Caja Segovia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *