Atrévete a quererlo todo. ¡Date permiso!

Atrévete a quererlo todo sin apegarte a nada, y serás libre.” ¿Os suena? Atreverse, querer, no apegarse, libertad…Interesante sinfonía emprendedora de la que seguramente desconoceréis director. Volved a darle un par de vueltas a cada palabra antes de que os cuente su historia y desate mi reflexión. Después, no habrá vuelta atrás.

Así se titula una inspiradora entrevista del también a menudo inspirador Víctor Amela a Pascual Girons, empresario asesor de empresarios. Girons es un francés del barrio de Sant Roc de Badalona que tras sufrir distintos bandazos económicos y en plena crisis, decide irse a China con su familia para empezar de cero. Reinventarse o morir en el intento. Y tras haber perdido la casa, el coche y las joyas, emprende su viaje con cuatro maletas, funda empresas y alcanza el triunfo. El del dinero pero sobretodo y EL DE LA VIDA. Y sí, para los que todavía lo dudan, hay larga vida más allá del dinero aunque el dinero pueda ayudar largamente a la vida. Pero si no hay que apegarse a nada, al dinero todavía menos.

¡Bendita innovación! Que actúa, aprende, emprende y es. Sin expectativas, imagínatelo: Cogito ergo innovo.

Definición académica del emprendedor: “Que emprende con resolución acciones o empresas innovadoras” o “Que crea, desarrolla e implanta”. Girons ha sido anticuario, jardinero, empresario textil, de venta por Internet, de moda, escritor… Y a cada hoja, un vuelo distinto. ¡Bendita innovación! Que actúa, aprende, emprende y es. Supongo que aquello que los economistas llamamos la curva de preferencias es dinámica y lo que quieres ser hoy ya no querrás serlo mañana. O quizás sí, pero seguro que de forma distinta. Sin expectativas, imagínatelo: Cogito ergo innovo.

Steve Jobs quien fuera magnate de Apple a la vez que productor, informático y tipógrafo relataba en su emotiva conferencia en Stanford que todos los puntos se acaban conectando. Solo así fue capaz de crear un Mac con un diseño rompedor. Tarde o temprano, el tiempo te da lo que le das.  Emprender es una forma de crear pero sobretodo, una forma de vivir donde el final no deja de ser un principio. Donde cada batacazo es una victoria y cada celebración, un baño de humildad. Ah, y me olvidaba de lo mejor: cada uno es el protagonista de su historia y puede hacer lo que se le antoje dentro de lo que se le permita. Nos lo recuerda Jordi Évole con su libro Más vale pedir perdón que pedir permiso.  Pregunta, respuesta.

Emprender es una forma de crear pero sobretodo, una forma de vivir donde el final no deja de ser un principio. Donde cada batacazo es una victoria y cada celebración, un baño de humildad.

¿Te atreves? “El miedo es una elección, tú eres el único responsable de lo que te ocurre” asegura Girons en su libro ¿Quién dijo miedo? Deja a un lado el miedo al desconocimiento que tanto te bloquea e inténtalo. Se trata de lanzarse al abismo y crear. Y seguir creando. “Volando voy, volando vengo”, emprende Camaron. El secreto está en actuar con “creatividad, pasión compromiso y contribución”. A lo que yo añadiría: conexión con uno mismo y empatía. La receta es tuya.

Y quien dice una empresa, se refiere al fin y al cabo, a un camino. ¡A construir! ¿Triunfar o fracasar? ¿Ganar o perder? No seré yo quien lo juzgue y espero que los demás tampoco lo hagan. Sé el árbitro de tu propio partido que al sonar el pitido final, se diga a sí mismo: “Todavía puedo aprender más”. “Todavía puedo hacerlo mejor”. Porque al final, ganar o perder, poco importa si no te has dejado la piel y la ilusión en el campo de batalla. Sea cual sea el resultado, recorrido enriquecedor mejor que agridulce.

Se trata de lanzarse al abismo y crear. Y seguir creando. El secreto está en actuar con “creatividad, pasión compromiso y contribución”. A lo que yo añadiría: conexión con uno mismo y empatía. La receta es tuya.

Fuera el victimismo, fuera el “no puedo”, fuera el “no quiero perder”, fuera la compasión con uno mismo y con los demás. Ni “ya te lo dije” ni “pobrecito/a”. Fuera el miedo, dentro la valentía y el entusiasmo. Admiración por aquel que lo intenta y no lo consigue. Admiración por aquel que lo intenta y sí lo consigue. Admiración por aquel que lo intenta. ¿Quieres? Puedes. ¿QUIERES? ¡PUEDES! No hay mayor riesgo que el de no intentarlo. Y ahora pregúntate ¿Qué quieres? Martin Luther King tenía un sueño que repetía una y otra vez en sus discursos…

Y tú, ¿Con qué sueñas? ¿Qué quieres que pase? Visualiza tu meta y vislumbrarás el camino. Claridad y concisión: lo tienes delante. No te preocupes por la felicidad, será consecuencia de lo que hagas y cómo lo hagas. “Tú no eres lo que piensas o dices: tú eres lo que has hecho hoy. ¿Qué has hecho hoy?” Haz y deshaz pero vuelve a hacer y deshacer. Vacía la mochila y vuélvela a llenar de conocimiento y experiencias. “Vive como quieras vivir, ¡date permiso!”

Y tú, ¿Con qué sueñas? ¿Qué quieres que pase? Visualiza tu meta y vislumbrarás el camino. Claridad y concisión: lo tienes delante. No te preocupes por la felicidad, será consecuencia de lo que hagas y cómo lo hagas.

Ejercicio de periodismo, lección de economía y al fin y al cabo, aprendizaje de vida. Disculpas anticipadas a todos aquellos que se hayan visto leídos en un tópico Carpe Diem, en un libro de autoayuda o en una sesión de coaching. No ha sido mi intención y nunca lo será. Solo quería escribiros mi pensamiento y dejarme leer. Contar, contaros y contarme. Emprender, emprenderos y emprenderme. Gracias Amela, gracias Girons, gracias Jobs, gracias Évole, gracias Camaron, gracias Martin Luther King  y GRACIAS tantos otros. Vuestras historias me inspiran y me atreven y por eso voy a quererlo todo con un poco menos de apego y un poco más de libertad. Una vez más, me doy el permiso. Y tú, ¿te atreves?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *