¡A robar carteras!

Pues si, eso mismo es lo que nos vino a decir el otro día la señora Cristina Fernández de Kirchner. El caso es que el lunes 16 de Abril, la presienta de la República Argentina cumplió sus amenazas y anunció la expropiación del 51% de los títulos de YPF, filial de Repsol. Todo esto lo hizo con un bonito discurso patriota en el que se ganó a todo ciudadano de bien que maldice a Leo y ensalza a Diego por ser más argentino que el mate, pero pongámoslo todo en perspectiva a ver qué ha pasado.

En 1999, Repsol compró el 99% de Yacimientos Petrolíferos Fiscales (YPF) por 15.000 millones de dólares. No hay que olvidar que Repsol la compró al gobierno de Argentina ya que era una entidad pública. No fue hasta el año 2011 en el que se produce el hecho que marca el antes y el después. El descubrimiento del gran yacimiento Vaca Muerta se convierte en el principio del fin de Repsol en Argentina, la presidenta inicia una batalla contra la petrolera española.

En Enero del 2012, Argentina reclama a Repsol más inversiones y repartir menos dividendos en YPF (consejo gubernamental). Repsol recuerda que en 2011 invirtió 2473.67 millones obteniendo 1044.89 millones de beneficio y que YPF da empleo a 14932 personas. A principios de Abril varias provincias retiran las licencias para operar a YPF y el siguiente paso es la ya conocida expropiación.

Por lo tanto, nos encontramos que Argentina (mejor dicho los políticos argentinos/la família Kirchner) recupera un sector clave de la economía y a 0 euros o eso dicen, a ver si me explico, vendieron una industria ineficiente y anacrónica y ahora lo necesitan por el interés nacional sin pagar nada a cambio como exige Repsol. Detrás de esto encontraremos intereses políticos y personales e incluso podemos ir más allá proponiendo un nuevo marco económico en el que el Estado coja más peso en detrimento del libre mercado, eso que cada uno elija su postura.

Yo creo que un país que comete estos actos se está poniendo la soga al cuello y condiciona el futuro de su economía ya que el resto de inversores huirán por temor a que se les quite sus negocios. El mejor ejemplo ha sido el de la petrolera china Sinopec. España cada vez pesa menos en el mundo y como se suele decir, a perro flaco todo son pulgas así que el problema es del gobierno español y su poca valentía o habilidad diplomática para evitar una situación como ésta.

A mi lo que me preocupa es que últimamente se están enfocando a las economías emergentes como un lugar seguro y próspero donde invertir y ejemplos como éstos no sólo dañan a Argentina sino que ponen en duda regímenes como China, India o Qatar. Si se piensa bien, la Unión Europea o América tendrán sus problemas de crecimiento y políticos o estados ineptos, pero mantener un mínimo de seguridad jurídica es vital para cualquier economía y creo que aquí podemos sentirnos suficientemente tranquilos.

Yo ni voy con Repsol, ni con Argentina, ni con España, ni con nadie involucrado ya que nadie me paga ni tengo nada que perder, pero tengo claro con quien SI voy, y es con el mercado libre y unas normas de juego establecidas justas y eficientes. Un país no puede robar por interés general lo primero que se le ocurra, ya que Telefónica o Gas Natural siguen en la lista de la presidenta Argentina. Con el tiempo se darán cuenta del error que supone jugar a ser Napoleón y si ésto sigue así, la veremos dentro de 4 días entonando los himnos de las repúblicas bolivarianas con los camaradas Castro y Chávez.

Quien piense que Argentina (o cualquier Estado) llevará la gestión mejor que una empresa privada lo respeto mucho, pero sólo hay que ver qué tipo de empresas son públicas y qué servicio ofrecen (Renfe, Correos, Sanidad…). A cambio de una ineficiencia notable, nos garantizamos el acceso universal o prácticamente total de la población a estos servicios, cada uno es libre de elegir el modelo de sociedad que desea, pero por favor, que no se base en el de “¡a robar carteras!”.

0 thoughts on “¡A robar carteras!

  1. No es robar. Es simple. YPF, empresa argentina durante 80 años, fue comprada (o robada según se mire, qué paradójico eh? xd) por Repsol durante la crisis argentina del “corralito”. Durante esa compra se exigieron una serie de cláusulas que pese a pertenecer la empresa en casi toda su totalidad a Respol, ésta debía mantener una serie de inversiones en cuanto a infraestructuras, servicios, venta de producto y petroleo sobre territorio argentino. Pues bien, Repsol sudó de cumplir esa cláusula y se dedicó a vender unicamente petroleo a Europa, ni siquiera invirtió más allá de eso (las empresas españolas no invierten). Esto en Argentina provocó que el petroleo tuviese un precio que aquí nos echaríamos las manos a la cabeza, normal, si viene Repsol y lo explota en tu propio territorio para luego venderlo en Europa. No cumples el contrato, te quitamos la empresa. ¿Dónde está el problema?

    1. Tú mismo comentas que se pactó un precio (nadie obligó a Argentina a firmarlo) y Repsol se comprometió a ciertas cláusulas. Podemos entender que un Estado representa un mayor sentido de la ley que una empresa privada y si no se cumplen las cláusulas pues que abra un expediente o emprenda acciones legales contra ella. El difunto presidente Kirchner obligó a Repsol a distribuir el 90% de los beneficios de YPF entre los accionistas para que los amigos de los políticos (familia Eskenazi tiene 25% de acciones – Grupo Peterson) sigan ganando rentas sin trabajar. Con ese motivo es más que comprensible que no invierta en una tierra en la que no genera beneficio (y el que genera se lo debe entregar al gobierno).

      Entiendo tu postura, y si es lo qué allá se quiere ningún problema, pero eso en mi país no lo querría para nada. ¿Y el problema dónde esta? En los miles de millones de capital extranjero que saldrán huyendo, ojalá no se empobrezca más Argentina, pero no veo muchas más opciones
      Gracias por tu comentario,
      Saludos.

      1. De verdad piensas que actualmente Argentina no es un país en el que se pueda invertir? By the way, aunque generase perdidas o no (partiendo de tu premisa), es algo que se debería de haber tomado en cuenta antes de pactar dichas cláusulas y no pasar. Cagada de Repsol y ostia que se lleva para que aprenda la próxima vez.

        1. Todos deberían haber anticipado muchas cosas, que Repsol es una empresa y no una ONG, que el gobierno es un ente serio y no está dirigido por gente visceral… Creo que Kirchner piensa que ellos sabrán explotar mejor tal yacimiento y la compañía YPF en general, creo que se necesita un dinero que ahora mismo nos dispone el país. Sin duda Repsol es una empresa y mira por su bien, y Argentina mira por el suyo pero creo que Argentina necesita un socio que invierta en tecnología y en nuevas prospecciones, ojalá lo encuentre y le salga bien la jugada, porque si no es así o se quedará sin carburantes por no tener dinero para explotarlo o recurrirá a deuda estatal aumentando en un futuro los impuestos, pagando más intereses y costándole más dinero a los ciudadanos. Esperemos que tengan suerte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *